Como evitar enfermarnos y como aliviarnos más rápido en estos tiempos de gripa.


Nos han dicho un millón de veces que no hay una cura para el resfriado común. Pero, ¿existe al menos una forma de acelerar el proceso de recuperación cuando estamos enfermos? De hecho, sí la hay. Algunas comidas pueden ayudarte a despedirte de ese malestar rápidamente. Por ejemplo:

Ajo: actúa como antibiótico y disminuye la severidad de los resfriados y otras infecciones. Añadelo a tu dieta o toma suplementos.

Sopa de pollo: si, la sopa de pollo realmente funciona. Esta provee fluidos y electrolitos y puede tener propiedades antiinflamatorias que disminuyen los síntomas del resfriado. Pero tendrás que comer sopa de pollo real – esa que se obtiene al cocer a fuego lento un pollo – no la que viene enlatada.

Té verde: aumenta la producción de anticuerpos celulares B, ayudándonos a librarnos de patógenos invasores. Tomate un té verde diario cuando tengas sintomas de gripe.

Miel: tiene propiedades antibacteriales y antimicrobiales y ayuda a suprimir la tos. Un par de cucharaditas de miel es todo lo que necesitas, añadelas a tu té verde.

Bayas de saúco: Estas tienen propiedades antivirales y están cargadas de fitonutrientes. El extracto de bayas de saúco puede reducir la duración de los resfriados y otras infecciones del tracto respiratorio superior.

Escucha a tu cuerpo: Nuestro propio apetito puede darnos pistas sobre lo que debemos comer (o evitar comer) cuando estamos enfermos.

Por ejemplo, pocos de nosotros queremos comer cuando sufrimos de influenza, gripa o gastroenteritis. Eso es porque los parásitos e infecciones bacterianas griposas crean inflamación, que se traduce en la supresión del apetito. Así que si tu cuerpo te está diciendo que no comas, probablemente deberías hacerle caso.

¿Qué comes la mayor parte del tiempo?

Es interesante pensar en el poder de algunas comidas especificas, pero si realmente quieres potenciar tu sistema inmune, debes considerar qué comes la mayoría del tiempo. Por ejemplo:

¿Cuánto estás comiendo? Comer mucho o poco constantemente, es decir, variar frecuentemente las cantidades de alimentos que comes puede comprometer la manera en la que tu sistema inmune actuará contra futuros invasores. Si tu dieta está dañada, es hora de arreglarla.

¿Cuántas grasas ingieres? Comer una gran cantidad de grasas (especialmente grasas saturadas ácidos grasos de omega-6) pueden dañar tus entrañas y comprometer tu sistema inmune. Por el otro lado, una ingesta moderada de grasas saludables, como nueces, aceite de oliva y aguacates pueden suministrarte una buena dosis de vitamina E, lo cual puede minimizar el riesgo de influenza y infecciones respiratorias.

¿Eres adicto al azúcar? Azucares agregadas y dietas con una gran carga glucémica pueden disminuir las funciones de los glóbulos blancos y fomentar la inflamación, dañando de forma general tu sistema inmune.

¿Estás consumiendo suficientes proteínas? Por otro lado, la insuficiencia de proteínas en tu dieta y/o la merma de hierro y zinc podrían disminuir tu inmunidad general. Usualmente, una porción del tamaño de la palma de tu mano de proteína para las mujeres y dos porciones del mismo tamaño para los hombres debería ser incluidas en cada comida.

Lee tambien: Como aliviar el estreñimiento

¿Te estás comiendo el arco iris? ¿Como? Muchas frutas y vegetales son necesarios para obtener las vitaminas y minerales que tu sistema inmune necesita. Eso incluye hierro, zinc, magnesio, manganeso, selenio, cobre, ácido fólico y vitaminas A, C, D, E, B6 y B12. Así que, chicos y chicas, hagan lo que sus padres les enseñaron y cómanse sus frutas y vegetales.

Recuerda: En general, una dieta balanceada que ayude a tu sistema inmune es tu mejor opción para evitar enfermarte en primer lugar y aliviarte mas rapido si la gripa te alcanza.

Articulos Relacionados

Contribuye y Comparte Esta Información!

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment moderation is enabled. Your comment may take some time to appear.