Algunas personas dicen que el dinero es todo, mientras otras piensan que no lo es: ¿Tú qué opinas?

Se puede pasar toda una vida trabajando con el fin de perseguir al dinero para poder vivir con tranquilidad y lujos. A lo mejor se encuentra la forma de pagar a tiempo todas las cuentas y hasta se aprende a ahorrar, invertir y buscar planes para comprar casas, coches, viajes, cosas… y al final del día, se tiene la posición financiera que la sociedad moderna valora y aprecia. Así, a estas personas que tienen una buena posición monetaria, se les percibe como personas exitosas y “FELICES” que pareciera que lo tienen todo.
Businesswoman Holding Up a Stack of Cash

Entonces: ¿Es el dinero el ingrediente principal para tener una vida plena y satisfactoria? Pues sí, y no. Existen varios estudios de psicología y de economía, realizados en diversas universidades en los Estados Unidos y en Europa los cuales han tratado de explicar la correlación entre la felicidad y el dinero. Básicamente lo que han encontrado no es mucha ciencia, sino más bien conocimiento que regla también el sentido común.

La gente que tiene más dinero, es más feliz o por lo menos, tiene ausencia de tristeza en la mayoría de los casos. Sin embargo hay un dato curioso que también se encontró en estos estudios. El tener menos dinero, no hace que la gente sea más infeliz, pero entre más infelicidad y tristeza se siente, definitivamente hace que la gente sea y se sienta más pobre.

Recientemente tuve el privilegio de conocer y poder platicar con dos personas que tenían historias completamente opuestas,  y al mismo tiempo, se encontraban exactamente en la misma posición.

Uno es un hombre de cincuenta y tantos años, que a pesar de haber trabajado en su profesión con muy buena actitud, dedicación y con amplio conocimiento de lo que hacía, nunca tuvo el éxito económico que el esperaba. Muchas veces se requiere algo más que conocimientos en la profesión para poder hacer dinero.  Él se sentía frustrado, cansado, deprimido y sin energía. Muchos de sus sueños e ilusiones se han marchitado. Vive con angustia y mucho dolor.

La otra es una mujer que, gracias a su trabajo, se convirtió en una ejecutiva exitosa y adinerada que pudo comprar varias mansiones y viajar por todo el mundo. Le dio a sus hijos todo el apoyo y las facilidades que le pedían para poder realizar todos sus intereses. En corto, ella a sus casi cincuenta años había logrado ya tener una vida llena de lujos y oportunidades las cuales algunos solo pueden soñar. Sin embargo ella también se siente, triste, deprimida y no tiene interés ni siquiera en su trabajo, cosa que en un momento tanto le gustaba y la hizo tener todo lo que hoy en día tiene. Ella siente que algo le falta y no sabe qué es.

Entonces, ¿habrá algo más que el dinero para que la gente pueda sentirse satisfecha? Sobre todo cuando se llega al punto en que la vida confronta a cada uno con su realidad y los sentimientos no se pueden ocultar…

La Receta: Más que dinero

Ingredientes:

  • 1 taza de gratitud – reconocer y agradecer las bendiciones que se tienen
  • 1 taza de alegría – sentimiento de goce y energía positiva que se comparte
  • 2 piezas de esperanza – fe, confianza y anhelo por cosas buenas
  • 1 manojo de perspectiva – visión panorámica de la vida
  • 2 cucharadas de disciplina – acciones ordenadas y continuas que producen resultados

Recomendación del chef (Para entender la correlación entre el dinero y la felicidad):  

No trabajes sólo para ganar dinero o para pagar tus cuentas. Trabaja para desarrollarte y ser mejor persona, para dar, compartir y crecer. El dinero debe de ser el resultado de tu trabajo. Nunca un premio por lo que haces, ni la razón por la cual trabajas.

Modo de preparación:

  1. El dinero es un buen medio para obtener cosas necesarias, mas no debe de ser un fin en sí. El patrimonio económico es bueno y ayuda mucho cuando se le reconoce como un medio o una herramienta para trabajar, vivir y lograr la misión personal. No cuando se le endiosa y se le utiliza como un objetivo que le pone precio a las personas y a la vida.
  2. La actitud personal puede mejorar la disposición frente a la adversidad. Una actitud positiva aumenta las posibilidades para percibir más oportunidades y generar abundancia económica y emocional. Para tener una actitud sana es importante disfrutar más de todos los aspectos de la vida y no dedicarse exclusivamente al dinero y las posiciones materiales.
  3. La técnica más eficiente para controlar el impacto del dinero sobre la felicidad radica en enfocarse en todos los otros beneficios si se tiene.  El aprecio y la gratitud por las cosas que tienen un valor importante en la vida, ubican rápidamente a las personas. Invertir en la familia, la educación, ser generoso y poder crear momentos que generen una verdadera riqueza.

La alegría genera prosperidad, la tristeza llama a las carencias y a la pobreza. Tú eliges que suerte quieres tener. Recuerda que el dinero no es lo único que necesitas para ser feliz.
Autor: Becky Krinsky de recetas para la vida

Contribuye y Comparte Esta Información!

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *