Jengibre. Conoce más de esta fascinante raíz de climas húmedos y cálidos.

Podríamos hablar largo y tendido del jengibre, raíz milenaria que se ha usado para curar y como un poderoso saborizante desde tiempos muy antiguos. Uno de sus usos más diseminados y conocidos es como un fuerte antibiótico que nos ayuda cuando sufrimos de resfriado (es común que nos recomienden hacer una especie de infusión de jengibre). Pero, ¿es cierto? ¿quieres saber lo que dice la ciencia? ¿quieres saber en qué ayuda el jengibre y en qué no ayuda? Conoce más de esta fascinante raíz de climas húmedos y cálidos.

Ginger Root

 

El jengibre es una planta de la cual se usa la raíz (o tallo subterráneo también llamado rizoma) y se conoce tanto en la medicina como en la cocina. Se puede usar fresco, hervirlo en infusiones, en polvo, cápsulas o en forma de extractos.

Como alimento se usa en una gran variedad de platillos asiáticos, postres, bebidas (como el Ginger ale) e incluso para la elaboración de perfumes y fragancias.

Para la medicina china y la japonesa sus propiedades “calientes”, “condimentadas” o “picantes” hacen que el cuerpo suba su temperatura y por lo tanto, también lo alivian de resfriados, debilidades o le ayudan a recuperar su fuerza después de perder sangre, por ejemplo. Incluso se ha reportado que en Nigeria, el jengibre se ha usado para tratar la malaria y la fiebre amarilla. Pero…

Pero, ¿Qué dice la ciencia?

Uno de sus usos más conocidos, (siempre con la autorización de tu obstetra) es para aliviar las náuseas y los vómitos de las embarazadas en dosis pequeñas y por periodos cortos de tiempo ya que se desconocen sus efectos especialmente en el bebé en dosis elevadas por periodos largos.

Aunque el jengibre, por lo general, se considera seguro durante el periodo de la gestación, siempre debes consultar con tu obstetra antes de tomarlo ya que sólo él o ella conoce tu caso en particular. Uno de los posibles efectos secundarios es acidez. Incluso la clínica Mayo lo menciona como un remedio alternativo para las náuseas matutinas de las embarazadas, pero con ciertas consideraciones y cuidados

En cuestión de la eficacia del jengibre para las náuseas causadas por quimioterapia parece ser efectivo cuando se da junto con medicamentos para las náuseas, de acuerdo a un estudio bastante grande presentado en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncólogos Clínicos (American Society of Clinical Oncology) de 2009 que reportó que los suplementos de jengibre sí ayudaban a superar las náuseas en pacientes bajo tratamientos de quimioterapia como suplemento a los medicamentos antieméticos (contra las náuseas). Resultados similares, que avalan esta propiedad del jengibre en asociación con medicinas para las náuseas, también se han publicado en estudios presentados y dirigidos en la Clínica Mayo. Pero los estudios del jengibre solo no parecen demostrar eficacia para controlar este síntoma en pacientes que reciben quimioterapia.

El jengibre actualmente se utiliza en muchas partes del mundo y las variedades de jengibre más extrañas y caras suelen venir de India o Australia y aunque es muy común que se use en infusiones para resfriados, tanto para esta afección, como para bajar el colesterol alto, para la reducción del tiempo de trabajo de parto, la influenza, la gripe o las migrañas, no hay suficiente evidencia científica que compruebe que funcione para estas condiciones.

Algunos estudios sugieren que podría funcionar para reducir el dolor de una forma de artritis llamada osteoartritis, ya que podría tener propiedades anti inflamatorias (aunque sería necesario tomarla por varios meses, de 3 o más, por ejemplo) y si se mezcla con analgésicos, como el ibuprofeno, su efecto se potencializa. Pero los resultados de los estudios son mixtos y se necesitan más investigaciones en este caso también para hacer una determinación.

Por otra parte, también se ha sugerido (sin pruebas contundentes de por medio) que el jengibre puede tener propiedades anticancerígenas y en otro de los puntos donde tampoco hay comprobación científica, aunque la gente lo usa constantemente para este fin, es para problemas estomacales como indigestión y dolores, gases, diarrea, pérdida de apetito o como laxante.

Precauciones y efectos secundarios

Si el jengibre se toma en dosis moderadas y pequeñas, parece ser seguro. En algunas personas puede causar acidez, gases, indigestión, diarrea o malestar estomacal (más frecuentemente con el jengibre en polvo).

No se recomienda durante la lactancia. Puede interactuar con algunos medicamentos y hierbas por lo que es importante siempre consultar a tu médico antes de tomarla. Por ejemplo, podría bajar el azúcar con algunas medicinas para la diabetes, bajar la presión arterial con medicinas para la presión arterial, prolongar el tiempo de sangrado con la warfarina (un anticoagulante), con el ginkgo y el ginseng, entre otras hierbas. El jengibre en dosis altas podría empeorar algunos problemas cardíacos.

Como con otras hierbas, idealmente, consulta con tu médico antes de iniciarla y es importante que le dejes saber que la estás tomando si no te la recetó.

Contribuye y Comparte Esta Información!

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *